Nuestro PROYECTO es contribuir en la construcción de un Nuevo Paradigma Social, con la certeza de que ello ES POSIBLE. BIENVENID@S A NUESTRO HOGAR-ESCUELA

La Transformación - La Clave de toda Evolución



Cuando el Ser Humano decide entrar en sus profundidades, pueden ocurrir que se desencadenen diferentes circunstancias, todo dependerá, lógicamente de su personalidad pero sobre todo de sus experiencias. Tener la osadía de mirar más allá de lo aparente, no es algo que para muchos sea fácil. El motivo es que hemos crecido en una sociedad que por causas que van más allá de nuestro entendimiento terrenal, nos ha desconectado de lo no aparente, es decir de la sabiduría que se halla más allá de lo visible. Los más “listos”, en vistas de que muchos se han sentido débiles antes las fuerzas superiores, han “usurpado” el poder del otro y han caminado por la vida desde el abuso de la autoridad. Galones, que se ha puesto uno mismo, pero que evidentemente también le han colgado los que aceptaron dicha condición.
En estos momentos de crisis - gracias a Dios - por fin todo lo que la oscuridad mantenía enlatado, está saliendo a la Luz.
¡Ya basta de tanto abuso de poder!!! - hemos decretado la gran mayoría.
No podemos obviar, que todos, absolutamente todos, hemos sido corresponsables de la situación que estamos viviendo. Unos no hubieran sostenido el poder, si los otros no se lo hubieran permitido. Por tanto, responsabilidad clara de ambas partes integrantes de una misma situación.
Quizás podríamos creer que hemos sido un poco lentos de reflejos en reaccionar, ante las iniquidades del poder, y cuando nombro al poder, me refiero a cualquier tipo, pues por desgracia, el Ser Humano, tiene un vicio, mimetiza aquello que a otro le otorga bienestar material o físico, en lugar de observar, discernir y moverse desde sus sentimientos, aunque estos no coincidan con los de la mayoría.
El sistema como se está viendo actualmente se “DESPLOMA”. Lo hace por un hecho natural cíclico de caducidad y aprendizaje de toda la Humanidad.
Siempre han existido grandes imperios que han caído y han hecho que otros puedan nacer. Es la Ley de la vida y la muerte -perfecta en sí misma -. La Humanidad en estos momentos tenemos la gran oportunidad de crear por nosotros mismos y al unísono otra Conciencia de Vida, basada en lo aprendido hasta ahora. Hemos vivido en la imposición de criterios y ordenes mundiales impuestos por unos pocos haciéndonos creer que era lo mejor para todos, a eso se le conoce como MANIPULACIÓN. Los fundamentos de esta etapa evolutiva se han basado en la imposición por la fuerza del poder utilizando el miedo como ancla para su expansión. Si a partir de ahora queremos crear algo nuevo de verdad, rompiendo con todo lo establecido hasta el momento, se tiene que empezar por hacerse consciente que si seguimos utilizando los medios “caducados”, no los estamos dejando morir.
No se trata de crear una nueva idea o pensamiento únicamente, sino de crear una NUEVA CONCIENCIA O PARADIGMA. Los ideales son frágiles y manipulables, no en cambio cuando hablamos de una conciencia que se arraigará en una mejor realidad  que perdurará en el tiempo. Para que esto ocurra se tiene que desestructurar la base del pensamiento actual - LA MENTE -, refiriéndome a sus características de pequeñez y estrechez. Ésta, está habituada a alimentarse del miedo, la fuerza, la manipulación y la extorsión como forma de expresión, eso ya lo hemos aprendido, y no lo queremos. El cambio está en girar 180 grados y demostrarnos a nosotros mismos, al poder y a la Humanidad que otra sociedad es posible y necesaria sin estas expresiones. Tenemos que inventarnos desde la conciencia de lo aprendido y la auto-responsabilidad con todo lo que existe. Saber que la NUEVA SOCIEDAD tiene sus bases en el CORAZÓN y la mente sólo es un instrumento para llegar a él.
Si los poderes establecidos utilizan la fuerza, tenemos que darnos cuenta que es esto lo  que saben hacer y nunca se han planteado una táctica distinta, aprovechemos para enseñarles que otras realidades son posibles - SIN LA FUERZA NI LA VIOLENCIA -. Mostrando que el objetivo de la sociedad es la convivencia armónica y sabia de todos con todos y para todos. El objetivo en realidad, es una ilusión que se crea durante el camino. El viaje que ahora construyamos serán las bases en las que se cimentará  nuestro futuro y la forma en la que queremos vivirlo. El fin y los medios acaban siendo lo mismo, uno no puede existir sin el otro.
Tenemos el potencial, la ilusión y la capacidad para hacer este cambio con las bases de aquello que queremos crear, cada uno desde su individualidad pero sin olvidar la Unicidad.
La inmensa mayoría de las personas debido a arquetipos religiosos principalmente, instituciones a las que, por poder, les ha interesado crear y fomentar el miedo a la muerte, tiene serias dificultades para entregarse a los cambios. Los individuos, así como las sociedades que reflejan a dichos individuos, emprenden una lucha asfixiante en la que una fuerza – el Alma - camina en post de su proceso evolutivo natural, y la otra fuerza – el ego - desea estancarse en lo que controla y domina, aún a costa de sentirse bloqueado por la inflexibilidad.
Creemos que no sabemos que hay detrás de la muerte, pero no es cierto, hemos muerto y nacido muchas veces en innumerables vidas, pero no lo recordamos, y aprovechando esta falta de memoria, las religiones y ciertos poderes nos han mostrado la muerte como un camino duro que en realidad nadie conoce. Sugestionándonos en la existencia de que un cielo y un infierno nos aguardan, dependiendo de si hemos sido buenos o malos. Cuando en realidad, somos nosotros mismos quienes creamos nuestro propio cielo o infierno interior. De igual forma que ocurren estos procesos individualmente, sucede globalmente. Mirando atrás podemos constatar que nunca NADA prevalece inmutable ni inalterable, TODO absolutamente todo, nace, se desarrolla y muere. Como nuestro sistema actual. Es cierto que la agonía que está sufriendo es larga, pero no por ello menos efectiva.
La muerte nos permite reinventarnos de nuevo, para avanzar y estar cada vez más cerca de aquello que realmente somos, no del personaje que creemos ser. Si todos somos conscientes de que cada uno en responsabilidad consigo puede aportar su semilla de conciencia a una realidad más elevada, HAGÁMOSLO.
Todas las muertes son una oportunidad para volver a empezar, no un final. En nuestras vidas morimos constantemente avanzando por nuestras etapas. Muere la infancia para dejar pasar a la adolescencia, muere la adolescencia para dejar pasar a la madurez y cuando llegamos a la vejez, nos damos cuenta de que quizás nos gustaría tener una segunda oportunidad. No tenemos una segunda, sino muchísimas oportunidades para empezar de nuevo en este precioso y gran viaje que es la  vida, en el cual todos estamos como Ulises intentando volver a Ítaca, de dónde venimos.
Nos cuesta deshacernos de actitudes en nosotros mismos, creemos que tenemos que luchar contra algo, cuando lo cierto es que sólo tenemos que dejarnos llevar por la corriente, ésta siempre nos llevará al lugar correcto. Aunque en ese momento, en el que estamos viviendo el acontecimiento no tengamos entendimiento del efecto desencadenante. Esa es la magia de la vida.
Todo muere. Todo perece para dejar paso a lo nuevo. Ese paso es la consciencia, cuando nos hacemos conscientes de algo, en realidad lo anterior ya ha muerto.
Muere el día para que llegue la noche y muere la noche para que llegue el día. El ciclo de vida y muerte se repite constantemente en nuestras vidas y en todo lo que nos rodea, entonces ¿porque le tenemos miedo a algo tan natural? La vida tiene un orden perfecto y esa perfección no podría existir sin la muerte. El resultado es la Transformación. Unámonos para transformarnos, comenzando cada uno de nosotros por sí mismo y trasladando ese cambio al entorno y en consecuencia a la conciencia global.

En la actualidad, muchos somos los que hemos identificado ya, estos y muchos otros aspectos del poder sobre los demás, por fin, en fase de ser denostado. Como hemos visto, sin importar su procedencia, ya sea física, emocional, mental o espiritual, sobre todos estos vehículos que conforman el Ser Humano en su totalidad. El orden jerárquico, no es más que un respeto y un sentimiento de libertad, no una autoridad ni una imposición. Caminemos libres de la sombra del juicio del uno sobre el otro, así como de nuestra propia exigencia banal y traslademos los potenciales a las causas de desarrollo común.
Para finalizar, podríamos “definir” la expresión del verdadero PODER, como la voluntad interior de conocimiento real de uno mismo, con responsabilidad y consciencia de lo que desencadenan nuestras limitaciones sobre el entorno y con la intención ampliada de ser únicamente juez de sí mismo, desde la aceptación y el amor, penetrando y recorriendo todo este potencial en la conciencia global, al formar parte indisoluble de ella. El único poder eficaz y digno, es aquel que cada uno de nosotros ejerce consigo mismo para saber quién es y donde encaja dentro del sistema. Sin juicios a los demás, sin inmiscuirse en el camino del otro, respetando sus opiniones y sus etapas de aprendizaje, preocupándose exclusivamente de sus propios actos y no de los ajenos. Respetando la individualidad y la riqueza en cada una de las formas existentes y siendo conscientes de la responsabilidad que cada uno de nosotros tenemos con respecto a lo que nos rodea.
El poder en sí mismo es esencial para mover los ciclos, ya que es la expresión de la Voluntad de Ser. El poder puede ser constructivo o destructivo, dependiendo de lo que hagamos con él. De cada uno de nosotros dependerá en qué se convierta. Ya conocemos su cara destructiva, ahora nos toca conocer todo lo que puede construir. El poder constructivo nace de la sabiduría.

Mª Carmen Millán y Núria Gómez